viernes, 5 de octubre de 2007

Oktoberfest

El martes me tomé el día libre para ir a la Oktoberfest con mi amigo Brian. Es una feria popular que se celebra en Munich (que está en la región de Bavaria, Alemania) a finales de septiembre y principios de octubre, donde mucha gente viste trajes típicos bávaros y uno de los elementos principales es la cerveza. En la gran superficie que ocupa hay grandes carpas, donde uno puede entrar, sentarse en una mesa compartida con otros parroquianos/a, y comer platos típicos o beber cerveza al son de una banda tocando música folclórica (por la noche ponen pop).

video

Las empresas cerveceras suelen hacer cerveza especialmente para Oktoberfest, más oscura y con algo más de alcohol de lo normal; la sirven en jarras de un litro (el precio estándar era de 7.80 euros). Yo me tomé dos durante el día, lo que fue toda una hazaña porque comimos sólo un par de bocadillos por lo caro que estaba todo.


Es toda una experiencia lo de ver a tanta gente vestida con el traje tradicional, y la mayoría jóvenes; Brian tiene uno que le regalaron, así que no dudó en ponérselo ese día.


La verdad es que fue un poco triste ver cómo la cerveza es el eje central del evento. Había mucha gente pasándoselo bien, pero también había muchos sentados solos frente a su enorme cerveza, con la mirada perdida, y otros habían ido con la mujer o los parientes y se limitaban a masticar y tragar, sin cruzar palabra ni una simple sonrisa.


Además, había muchos niños por allí, cosa que siempre me preocupa un poco, porque es fácil que alguien tan joven asocie la diversión de los padres con la costumbre de beber. En fin, la cerveza es parte de la cultura bávara, supongo.

Me alegro mucho de haber ido, pero no sé si repetiré el año que viene, porque Brian y yo estuvimos bastante solos y no fue muy divertido (aunque en el viaje lo pasamos muy bien hablando). Me quedo con el recuerdo de ir de feria, de tanta gente con trajes típicos, y esa combinación de diversión con melancolía que viene de la mano de tantos litros de alcohol.

Una cosa más: Austria tiene frontera con ocho países diferentes, y cuando nos enteramos Rana y yo decidimos visitarlos todos en los tres años siguientes (aunque en alguno ya habíamos estado antes). Ya llevo uno de ocho.

No hay comentarios: