miércoles, 31 de octubre de 2007

Nuevo blog

Mi buen amigo Fernando ha empezado a contar sus bien/malaventuranzas y su opinión acerca de esta España nuestra en un blog llamado "Dando una vuelta..." Os lo recomiendo, sabiendo cómo es él valdrá la pena leerlo. Desde aquí le animo a que no lo deje ahora que ha empezado con buen pie. Que sé donde vives, Fernando...

domingo, 28 de octubre de 2007

Día de Austria

El viernes fue fiesta, el día nacional de Austria. Por lo que he leído, conmemoran la Declaración de Neutralidad que firmaron después de la Segunda Guerra Mundial (no se más). El caso es que salimos a la calle esperando encontrar algún desfile o algo, pero no fue el caso... en la plaza principal, una llegada de maratón, y luego volviendo a casa nos encontramos a una manifestación de kurdos en contra de la intervención militar del gobierno de Turquía en el norte de Iraq. Por la tarde nos contaron que había habido otra manifestación de turcos, que no vimos. Aquí hay una gran comunidad turca, no sé si sería una simple manifestación nacionalista o alguna reivindicación.

Lo más interesante del día fue subir a la iglesia de Pöstlingberg, que está en una colina al norte de la ciudad; puedes coger un trenecito antiguo que te sube con calma en media hora, o puedes ir andando como hicimos nosotros (una hora cuesta arriba, nada realmente difícil). Desde allí hay una buena vista de Linz, de hecho hay varias cosillas que ver (un tren que entra en una cueva decorada con figuritas y tal) pero no hicimos nada de eso, la próxima vez.


El resto del finde no he hecho gran cosa, salvo ir a dos mercadillos. Es curioso ver todo tipo de trastos que la gente vende, y de vez en cuando encontrarse la foto del abuelo de cuando era soldado y tenía veinte años, o unos documentos viejos con simbología nazi, o postales antiquísimas. Yo sólo quería comprar un diccionario de alemán a español o inglés, y si eso algún juego de mesa para entretenernos en casa, pero no encontré; lo que sí encontré fue un escáner por cinco euros, y funciona de maravilla. La semana que viene iré otra vez, más temprano... aguantando las ganas de comprar tonterías, que luego se llena la casa de trastos y no quiero que a Rana le dé algo cuando vuelva.

martes, 23 de octubre de 2007

El primo de Z... digo, de Rajoy

Ea, otro capítulo del culebrón entre PSOE y PP. Resulta que, a raíz de una charla de Al Gore sobre cómo el cambio climático afectará a España, Mariano Rajoy declaró:

"Voy a hablar de un primo mío, que es catedrático de física en la Universidad de Sevilla. [...] Mi primo, supongo que sabrá, claro. Y entonces dijo: ‘Oiga, He traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo. Y ninguno me ha garantizado el tiempo que iba a hacer mañana en Sevilla’. ¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años? No lo sé, es un asunto al que hay que estar muy atentos. Pero, en fin, tampoco lo podemos convertir en el gran problema mundial."



Está claro que el señor Rajoy no tiene clara la diferencia entre climatología y meteorología. Una analogía sencilla: no podemos saber si al tirar una moneda saldrá cara o cruz, pero sí que sabemos que si tiramos mil monedas, saldrán cerca de quinientas caras y quinientas cruces; de hecho se calcula fácilmente que la probabilidad de sacar entre 450 y 550 es más del 99.8%. Pues lo del clima es algo así.

Ya es bastante malo que un posible presidente de gobierno no entienda de estas cosas. Doblemente malo, porque en vez de resolver los asuntos más importantes, los partidos se dedican a pelearse por cosas que, sin dejar de tener importancia, no están al mismo nivel que otras. Pasa como en EE.UU.: los dos partidos mayoritarios se parecen más de lo que casi todos admiten, como se deduce del inmovilismo respecto a los asuntos fundamentales que dura años ya; sólo hacen esfuerzos para diferenciarse el uno del otro en temas que distraen a la gente de las grandes cosas, y que al mismo tiempo mueven pasiones.

Encima, lo del primo ya ha sido de traca. Claro, como en España tenemos en la memoria colectiva la imagen del primo de Zumosol... Supongo que el primo de Rajoy estará escondiéndose debajo de las piedras ahora (quizás en realidad esté de acuerdo con Rajoy). Yo, por si acaso, aprovecho para mandar un mensaje a mis primos y otros familiares: si alguna vez me veis diciendo tonterías en la tele, os doy permiso para que me pongáis a parir por ahí, o a que neguéis el parentesco si os va mejor.

Un consejo al señor Rajoy, para cuando pase a leerse esto: cuando un primo suyo le dé una opinión sobre algo, antes de hacerla suya y lanzarla a los cuatro vientos, mire usted a ver si hay alguna comisión internacional de más de 2000 científicos que hayan dicho lo contrario últimamente.

Para terminar, un comentario gracioso que he leído en un blog de elmundo.es al hilo de todo esto:

"La meteorología o la climatología son fenómenos extraños cuya comprensión está al alcance de unos pocos humanos elegidos. Entre esta élite se encuentran los jardineros. Les contaré un secreto: de la misma manera que un físico cuántico es el asesor medioambiental del líder de la oposición, mi asesor para cuestiones políticas es un jardinero.

Yo tengo un primo que es jardinero, y cuando le pregunto por Rajoy dice que es un alcornoque. También le compara con un melón, una mata de habas y un montón de estiércol de gorrino. Pero como es mi primo, y mi asesor, yo le creo 'a pies juntillas'."

lunes, 22 de octubre de 2007

Fiesteando en español

El viernes hubo una reunión del grupo de españoles en Linz (se hace una todos los meses). Mejor dicho, hubo una reunión de gente interesada en hablar español, porque la mitad fuimos los de siempre y la otra mitad fue gente nueva, casi todo extranjeros, que se habían enterado de la reunión por la página web de la Asociación española en Austria. Así que muy bien conociendo gente, pero sobre todo hablando con los ya conocidos.

En teoría, íbamos a hablar en la reunión de la asociación española que queremos montar aquí en Linz, para poder organizar actividades, pedir ayudas, etc. Pero claro, si ya era en un bar donde quedábamos...




Al final, muchos se fueron a casa, otros siguieron la juerga en distintos garitos, y yo me quedé charlando con Mariano, un tipo al que conocí en mi curso de alemán. Resulta que el tipo es todo un trotamundos, se ha recorrido montones de países trabajando en lo que salía y dando vueltas en bicicleta o como saliera la cosa. Y ahora está en Linz de Erasmus nada menos. Un tipo entrañable con una visión sencilla de las cosas, que no es poco en estos tiempos. Nos quedamos hablando de lo humano y lo divino hasta las cinco de la mañana.

viernes, 19 de octubre de 2007

ClickComments

Como me encanta cacharrear, he puesto otro pequeño juguete en el blog: al final de cada post aparece ahora una ventanita donde con un solo click podéis indicar si el post os ha gustado, si os ha parecido interesante, si no estáis de acuerdo, etc. A ver si esto os resulta más fácil que los comentarios de siempre, que estáis escribiendo poco...

Esto se une al formulario de suscripción, los botones de feed, el icono de licencia de contenidos, la nube de etiquetas, la traducción al inglés de cada post dándole a la banderita que sale al final... ¡que no se diga que no le echo ganas!

martes, 16 de octubre de 2007

Finde completito

Estoy aprovechando bien... el jueves hicimos una fiesta en mi casa para despedir a Domingo, que se vuelve con un contrato a Santander. Fuimos poquitos, pero lo pasamos bien. ¡Suerte, Domingo! De la cocina se ocupó mi buen amigo Fernando, que anda visitándome, y dejó a todos encantados (tortilla, paella, entradas...)


El viernes por la tarde salí un poco pronto del trabajo, porque siendo Día de la Hispanidad los españoles estábamos invitados a la embajada en Viena. Así que unos cuantos nos fuimos desde Linz. Cuando llegamos, estaba aquello lleno: el reclamo de los canapés gratis fue irresistible para muchos, sobre todo estudiantes. Yo fui para ver la embajada y tal, cosa que nunca había hecho, y fue como me esperaba. Algunos siguieron la fiesta después en otro sitio, yo me volví en tren a medianoche con Fernando. En la foto, con Andrés y Nora a la izquierda, y la madre de otra española, que vino de visita.


Y el domingo volvimos a quedar los españoles, porque algunos quieren organizar actividades, como por ejemplo un baile social, de esos a los que va la gente de dinero, para recaudar para futuros proyectos de la asociación de españoles aquí. Al final, la cosa se alargó con comida en un buffet asiático (carillo pero abundante y de calidad aceptable) y café por la tarde.


Ayer tuvimos ensayo general para una evaluación del RICAM que hay la semana que viene, donde los de la Academia de Ciencias austriaca vienen a ver lo que se ha hecho en los últimos años. Yo pinto poco porque soy nuevo, pero he tenido que estar igualmente.

Rana vuelve en una semana, lo estoy pasando muy bien estos días pero ya hay ganas de que vuelva, sigamos con la vida normal y nos busquemos cosas que hacer juntos...

sábado, 13 de octubre de 2007

Vivir un día el ramadán

Hace pocos días ha terminado el ramadán, que es uno de los meses del calendario musulmán, y en el que los musulmanes ayunan en conmemoración de la revelación del Korán al profeta Mohammed. Al final de la época de ayuno, tienen una celebración de varios días llamada Eid, en la que entre otras cosas cocinan mucho y tienen dulces especiales (no se diferencia mucho de la celebración occidental de Navidad). Un reportero ha ayunado durante un día y ha escrito sus experiencias en un artículo: "Vivir un día el ramadán" en www.elmundo.es.

miércoles, 10 de octubre de 2007

Las coordenadas del alma, en blanco y negro

Le leído un interesante reportaje en elmundo.es, es una narración de un periodista español que se metió en una patera llena de norteafricanos de camino a España. Le hace a uno pensar en lo poco que entendemos a esa gente que no tiene nada más que la esperanza de encontrar algo mejor en otro país, hasta el punto de vérselas con tal peligro de muerte. Y nosotros aquí sentados enfrente de nuestros ordenadores, en calientes apartamentos con neveras llenas de comida y la posibilidad de quejarnos (a la policía, al carnicero, a los amigos) de las muchas cosas que nos van mal.

viernes, 5 de octubre de 2007

Oktoberfest

El martes me tomé el día libre para ir a la Oktoberfest con mi amigo Brian. Es una feria popular que se celebra en Munich (que está en la región de Bavaria, Alemania) a finales de septiembre y principios de octubre, donde mucha gente viste trajes típicos bávaros y uno de los elementos principales es la cerveza. En la gran superficie que ocupa hay grandes carpas, donde uno puede entrar, sentarse en una mesa compartida con otros parroquianos/a, y comer platos típicos o beber cerveza al son de una banda tocando música folclórica (por la noche ponen pop).

video

Las empresas cerveceras suelen hacer cerveza especialmente para Oktoberfest, más oscura y con algo más de alcohol de lo normal; la sirven en jarras de un litro (el precio estándar era de 7.80 euros). Yo me tomé dos durante el día, lo que fue toda una hazaña porque comimos sólo un par de bocadillos por lo caro que estaba todo.


Es toda una experiencia lo de ver a tanta gente vestida con el traje tradicional, y la mayoría jóvenes; Brian tiene uno que le regalaron, así que no dudó en ponérselo ese día.


La verdad es que fue un poco triste ver cómo la cerveza es el eje central del evento. Había mucha gente pasándoselo bien, pero también había muchos sentados solos frente a su enorme cerveza, con la mirada perdida, y otros habían ido con la mujer o los parientes y se limitaban a masticar y tragar, sin cruzar palabra ni una simple sonrisa.


Además, había muchos niños por allí, cosa que siempre me preocupa un poco, porque es fácil que alguien tan joven asocie la diversión de los padres con la costumbre de beber. En fin, la cerveza es parte de la cultura bávara, supongo.

Me alegro mucho de haber ido, pero no sé si repetiré el año que viene, porque Brian y yo estuvimos bastante solos y no fue muy divertido (aunque en el viaje lo pasamos muy bien hablando). Me quedo con el recuerdo de ir de feria, de tanta gente con trajes típicos, y esa combinación de diversión con melancolía que viene de la mano de tantos litros de alcohol.

Una cosa más: Austria tiene frontera con ocho países diferentes, y cuando nos enteramos Rana y yo decidimos visitarlos todos en los tres años siguientes (aunque en alguno ya habíamos estado antes). Ya llevo uno de ocho.

David Rodríguez

Curioso esto de estar "de Rodríguez" (no he encontrado el origen de la expresión, si alguien lo sabe que lo diga). Por primera vez desde que me casé, me he quedado solo más de un par de días, y es toda una experiencia. Lo primero... libertad de obra y de pensamiento. Inmediatamente después, culpabilidad por este primer descubrimiento, pero efímera. Lo siguiente es acordarte de tu mujer. Echarla de menos viene pero no a la vez, un rato después. Y este ciclo se repite a lo largo de los días.

Por otra parte, estoy aprovechando para hacer cosas que no habría hecho con Rana aquí: montañismo el sábado (ella habría venido pero lo de subir la montaña era mucho pedir y quizás yo me habría acojonngojado también); ir a Oktoberfest el martes, cogiendo un día libre y todo (esto lo contaré el fin de semana); dejar que los platos sucios, la ropa sucia y la barba sin afeitar se acumulen un par de días; y cosas así. En fin, no mola mucho que se haya ido, pero hay que ver lo bueno.

Todo esto es lo clásico, pero en mi caso... ¡no me gusta! Estaba convirtiéndome (muy) poco a poco en alguien disciplinado, y ahora es tán fácil caer en la tentación. Lo bueno es que en parte lo hacía para mí mismo, pero he retrocedido bastante. Lo malo de estar acostumbrado a vivir solo. Claro que eso cambiará muy pronto de nuevo...

Hoy tengo la tercera cena mensual con el grupo de españoles de Linz, cómo pasa el tiempo...

miércoles, 3 de octubre de 2007

Montañero

Como había dicho, el sábado fui a hacer montañismo con Domingo, Brian y otros. La ruta era de tres horas, y después decidíamos si queríamos seguir y subir el Hoher Nock, una montaña de 2000 metros (aunque ya empezamos a unos 600, que no estamos al nivel del mar).

Algunos se quedaron en un lago cercano, yo me decidí a intentarlo sabiendo que en el peor caso siempre podía quedarme por el camino y esperar a que bajaran.


Fue duro, teniendo que pasar entre árboles derribados, subir pendientes resbaladizas, y durante la mayoría del tiempo subir por la ladera pedregosa de la montaña.


Pero al final, lo conseguimos. Fue una sensación genial la de subir, viendo lo arriba que estás y lo mucho que te queda todavía, y sentir que vas a ser capaz de hacerlo. Y claro, llegas arriba, descansas un poco, disfrutas de la vista y de cómo te sientes. Paz y satisfacción.



video

Y empiezas la bajada. A mí me costó mucho, fui muy despacio porque una torcedura o una caída allí puede complicarnos mucho la cosa a todos. Además mis rodillas empezaron a dolerme un montón, y la mayor parte de la vuelta no era empinada pero sí estaba resbaladiza. Cuando nos fuimos del parque ya era de noche.

El domingo me lo pasé en casa, descansando y haciendo el vago. A pesar de eso no dormí mucho, y encima el lunes madrugué mucho otra vez, porque empezaba temprano el curso de alemán en la universidad y tenía que apuntarme antes. Y tuve mi primera lección de alemán (salvo el curso en mp3 que escucho en el tranvía de camino al trabajo), una lección rápida y densa pero entretenida y seguro que dará sus frutos pronto.