miércoles, 27 de febrero de 2008

Preparándose para votar

Hace un par de días he recibido por fin las papeletas electorales, unas cuarenta de las que tengo que elegir una. Algunos nombres son simpáticos (Por un mundo más justo, Partido de los no-fumadores) pero por lo demás están casi todos descartados, por aquello de que no se van a llevar nada. Estoy intentando decidir entre:
  • PSOE: lo siento, pero aunque están haciendolo mejor que el PP, están a años luz de lo que hace falta. Se dedican a pelearse sobre temas que llenan telediarios en lugar de mojarse más en lo gordo. Además, después de ver cómo se dedican a jugar con las cifras en los debates televisados, no me fío mucho ya. La verdad, paso de votarles.
  • IU: tengo simpatía por ellos, son más consistentes que el PSOE (¡en términos de votos sólo!) y siempre he querido ver qué pasaría si llegaran al poder; seguro que nos iría mucho mejor de lo que la mayoría piensa. Me tengo que leer lo que quieren hacer.
  • Los verdes: al menos en materia medioambiental sí que está bastante claro lo que harían. Sobre lo demás, no lo sé, también tengo que ver qué dicen sobre otros temas.
  • Ciudadanos: me gustan algunos de los intelectuales que les apoyan, aunque no me gusta esa campaña ruidosa que hacen. Por otra parte, me acabo de leer su programa electoral y pinta bastante bien.
En fin, esta vez no quiero hacer como siempre y votar en función de lo que diga el corazón; de manera individual, hay que elegir salir de esa visión futbolística que tenemos de la política los españoles ("el mío, el mejor haga lo que haga"). Por mucho que cueste leerse los programas electorales, es la manera de saber de qué va cada uno, al menos hasta que pasen las elecciones y el que gane haga lo que le dé la gana. Y seguro que hay resúmenes objetivos en algún sitio, menos aburridos y más fáciles de seguir. Todavía quedan un par de semanas... ¿opiniones?

jueves, 21 de febrero de 2008

Adiós Fidel, hola Cuba

Por fin Fidel ha hecho oficial lo que era oficioso hasta ahora: se despide del timón de Cuba. Esperemos que ahora el país empiece a convertirse en la democracia que anhelan muchos cubanos (los de fuera, casi todos; los de dentro, yo no lo sé pero me lo imagino). He leído varios análisis y parece que es algo bastante inevitable, más aún dado que Raúl Castro, que lleva manejando los hilos un tiempo ya, tiene otro talante que su hermano y ha ido ya ampliando horizontes. Pero lo que también se dice mucho es que lo bien que se haga va a depender de varios factores externos, como la comunidad cubana en EEUU (y en concreto, el levantamiento del embargo para que aquellos puedan invertir su dinero en Cuba).

Lo que a mí me preocupa de todo esto es que la democracia últimamente tampoco trae nada bueno. El sistema ya lo hemos visto en muchos sitios: los ricos apoyan a políticos que les preparen el terreno, las leyes las van cambiando poco a poco para favorecerles, y al final puede acabar pasando que en Cuba la gran mayoría siga siendo pobre por mucha democracia que tengan. Mientras siga siendo la economía la que lo controle todo, poco mejor van a ir las cosas.

Ah, my querida Cuba, de la que tanto me acuerdo (con la ayuda de todos aquellos que todavía visitan mi antiguo blog para criticarme por el diario de viaje que escribí allí). Soplan vientos de cambio... que haya suerte, que hará falta...

martes, 19 de febrero de 2008

Amnistía Internacional y el Gobierno español

Dos noticias (no muy recientes, las tengo archivadas desde hace unas semanas) los relacionan.

Amnistía Internacional denuncia los malos tratos policiales en España: Informe. Lo que yo siempre digo: España no es de color de rosa y en todas partes cuecen habas.

Una noticia más reciente, no necesariamente consecuencia de la anterior: el Gobierno torpedea un anuncio de Amnistía (ELPAÍS.com). En el anuncio no se ve nada político (bueno, claro que son los gobernantes los que infringen la legislación internacional) así que no veo mucho sentido al motivo que, según el periódico, da el Gobierno para no permitir el anuncio por vía gratuita.

viernes, 15 de febrero de 2008

En España ya hemos resuelto el cambio climático

Juer, con lo fácil que era... tanto científico por aquí y por allá, tanto powerpoint, y la solución la han tenido siempre los políticos españoles: si se sabe que los árboles absorben el CO2, ¿por qué no plantar un montón de ellos? ¿Un verdadero MONTÓN?

Zapatero ha prometido plantar un árbol por cada ciudadano en cuatro años, es decir, 45 millones de árboles. ¿Quién lo va a hacer? ¿Planta cada uno el suyo? Yo vivo en Austria, ¿se ofrece alguien a plantarme uno? (No vale plantar un pino en mi nombre). Ahora en serio, ¿es posible hacer tal cosa? ¿Y no sería mejor hacer otras más eficaces como limitar el uso de coches (subir impuestos, poner leyes que exijan coches poco contaminantes, promover el transporte público, luchar contra eso de un viajero por coche...) por poner un simple ejemplo? Claro, que si prometes que vas a hacer eso, no te vota nadie. Siempre queda la esperanza de que hagan cosas así después de haber ganado (viva la democracia).

Y el PP también promete: Rajoy ha prometido plantar 500 millones de árboles. ¿Para qué prometer sólo tres o cuatro millones más que el otro? ¡Cuanto más mejor! Esto sí que solucionaría muchos problemas: teniendo que plantar el equivalente al parque del Retiro cada hora durante cuatro años, no iba a quedar un solo parado en todo el país. Y problemas de vivienda tampoco, porque como esos árboles cubrirían el 8% del territorio nacional, casi todos los jóvenes acabarían como Tarzán. Acabaremos plantando árboles hasta en el islote de Perejil, al final va a haber valido la pena pelearse con Marruecos. Y, a todo esto, ¿para qué plantar árboles nuevos, que tardan un huevo en crecer? ¿Por qué no les compramos los árboles a Brasil, que el Amazonas es inmenso?

Seguro que esta vez ha sido el primo jardinero de Rajoy. O se habrá inspirado en aquella vez que Aznar se tiró el pisto con Bush.

Niños, no os creáis ni una palabra de nada hasta que pase el 9 de Marzo.

lunes, 11 de febrero de 2008

Acupuntura

Hace unas semanas fui al médico porque no duermo bien, y me dijo que probara con la acupuntura. Y eso hice: todas las semanas voy a que me ponga un par de agujas en la oreja. Es un momentito de nada, luego te las llevas puestas y te las quitas tú solo una semana después. Claro, no son esas agujas larguísimas que uno ha visto en la tele; la tecnología ayuda, son muy pequeñas, y encima se pone una tirita con lo que son casi invisibles. Aquí se ven al descubierto.


Aunque parezca una tontería, ¡funcionan! Las primeras semanas dormí mucho mejor (claro que como luego he vuelto a la mala costumbre de acostarme tarde...) Aquí se ven después de habérmelas quitado.


Y para dar asquito, el vídeo de la "auto-operación".

video

martes, 5 de febrero de 2008

Música mágica

Squidoo es un sistema gratuito para hacer pequeñas páginas web, y mi buen amigo Jaime ha hecho una sobre música celta, electrónica y futurista. Si esto os suena raro y os echa para atrás, quizás cambiéis de opinión tras visitar su página: ha seleccionado videos y los ha puesto por orden de manera que nos vayamos introduciendo poco a poco en estos géneros tan desconocidos para la mayoría. El sitio es http://www.squidoo.com/magicalmusic. La manera más didáctica de conocer nuevas músicas... ¡muy recomendable!